Enviar mensajes a chicas no es tan fácil

Errores fatales que se cometen al enviar mensajes de texto a chicas

Si eres como la gran mayoría de los hombres, seguramente descuidas una habilidad fundamental en la seducción: tu capacidad de enviar buenos mensajes de texto a las chicas. Sin embargo, si consigues su número de móvil, tienes muchas opciones, pues al menos parece interesada.

¿Te ha pasado que luego, poco a poco, notas cómo pierde el interés en ti por los mensajes que le envías? En este tipo de situación, la reacción básica de un hombre es culpar a la chica.

No obstante, la culpa puede estar de tu parte. Al negarte a ser responsable de tu fracaso, corres el riesgo de perderte una falla en tu juego de seducción. Un defecto que no es tan difícil de mejorar.

En cualquier caso, si eres como la mayoría de los hombres, probablemente cometas uno (o algunos) de los errores que revelaremos a continuación. Estos errores sutiles pueden aniquilar tus posibilidades de seducir a una mujer a través de mensajes de texto.

  • Creer que porque ella te responde, se siente atraída

El error fundamental cometido por el hombre novato es creer que, como una mujer responde a sus mensajes, se siente atraída por él. Cuando recibe una respuesta a su mensaje, cree erróneamente que es una señal de que se está acercando a su objetivo de ver y salir con esa mujer.

¡Pero es exactamente lo contrario! Cuanto más le envíes mensajes a una mujer antes de volver a verla en una cita, menos suerte tienes de verla de nuevo.

Incluso si una mujer responde a tus mensajes, no necesariamente te estás acercando a una cita con ella. Entonces, ¿cómo contrarrestar este problema? Decir más diciendo menos.

Vamos a ver en profundidad. Cuando te preguntes qué escribirle a una chica, intenta transmitir el mensaje de la manera más simple y concisa posible. La mayoría de los hombres envían constantemente mensajes de no interés para las mujeres: “¿Cómo estuvo tu día?” o “¿Has disfrutado del buen tiempo hoy?”.

¡Estos mensajes no te ayudan a acercarte a una mujer, a crear una conexión con ella, o a aumentar tu valor. Con este tipo de mensajes, una mujer verá que tu único objetivo es obtener una respuesta suya.

Para asegurarte de no estropear nunca un mensaje, hazte la pregunta de cómo te ayudará este mensaje a ver a la chica de nuevo. Si su respuesta es que no te ayudará, ¡No lo envíes!

  • Ser aburrido

Cuando una chica te da su número, no firma un contrato en el que promete volver a verte. Cuando envías mensajes huecos, aburridos o sin adornos a una mujer, ella te dirá que no merece la pena que pase tiempo contigo.

Aquí hay algunas señales que muestran que no eres divertido en tus mensajes de texto:

  • Eres demasiado formal.
  • Pusiste demasiada presión sobre ella para responder tus mensajes haciendo preguntas inútiles.
  • La bombardeas con preguntas, en modo entrevista de trabajo.

Recuerde que cada mensaje que envíes debe hacer que te veas como un tipo divertido con quien ella querrá pasar el tiempo y olvidarse de su rutina diaria.

  • Pensar que eres el único que le escribe

Si estás enviando mensajes de texto a una mujer, asegúrate de una cosa: no eres el único hombre en el lugar, especialmente si es atractiva. Una mujer bonita tiene muchos hombres que “luchan” por su atención, entre los admiradores del momento, sus ex que no han abandonado el caso, sus colegas o compañeros…

Entonces, si deseas destacar, tus mensajes deben resaltar por tu personalidad y estilo. Una mujer debe poder reconocer tu estilo y saber que es un mensaje tuyo sin ver tu nombre, con palabras, expresiones, puntuación y emojis que te caracterizan.

  • Tener chats demasiado largos

Las conversaciones por teléfonos inteligentes son diferentes a las conversaciones cara a cara. Asegúrate de que el chat sea el equivalente a un resumen de los aspectos más destacados de una conversación tradicional.

Esto significa que tienes que eliminar de tus conversaciones por mensajes todos los trámites y los momentos aburridos o lo que sea. Ve directamente a cosas divertidas e interesantes, como anécdotas o una broma privada, por ejemplo.

  • Ofrecerle una cita antes de crear una buena vibra

Si propones una cita con una chica antes de haber logrado despertar emociones positivas, puedes estar casi seguro de que rechazará la invitación. ¿Por qué? Debido a que las emociones positivas que pudo haber sentido durante su primera cita quizás han caído.

La idea de tener que prepararse, maquillarse e ir a ver a un hombre que apenas conoce (y que podría ser un pervertido, un perdedor o un tipo raro) puede enfriarla profundamente.

Por eso es que primero debes hacerle sentir muchas emociones como diversión, misterio, sorpresa… Es mucho más fácil obtener un “sí” de una mujer con la que has experimentado previamente buenas emociones en sus intercambios de mensajes.

  • Volverse demasiado predecible

Digamos que lograste una cita con una mujer. Quizás pienses que puedes relajar tus esfuerzos en tus mensajes. Sin embargo, nada debe cambiar si deseas ver a una mujer nuevamente después de las primeras citas.

Para empezar, nunca debes ser demasiado predecible. Muchos hombres abusan de las mismas bromas, las mismas preguntas y los mismos mensajes. Resulta muy natural caer en la facilidad con una mujer con la que sales; sin embargo, debes evitarlo a toda costa.

Debes ser capaz de sorprenderla de vez en cuando con mensajes que no espera. Dile que tienes una sorpresa para la próxima vez que la veas. Dile que algo te hizo pensar en ella hoy, pero no le digas lo que es y deja que el misterio aparezca.

Envíale un mensaje delirante o una foto divertida y pídele que haga lo mismo. Si una mujer no sabe qué esperar de tus mensajes, su interés en ti se volverá más fuerte.

Y luego, con algunos buenos mensajes cargados de emociones y tensión sexual, también preparas el terreno para las noches salvajes y calurosas.

  • Creer que es “diferente”

Nunca reveles a una mujer con un mensaje de texto lo que sientes por ella. Estos son mensajes suicidas que hacen que ellas huyan. En tu mente, en un momento u otro, intentarás convencerte de que “esta chica es diferente” y que puedas jugar limpio con eso.

Pero en cuanto empiezas a pensar en una mujer te comprometes con el camino del fracaso y la decepción. Continuamente hombres cometen estos errores con la chica que desean:

  • Le envían demasiados mensajes.
  • Se pasan de enviarle elogios, el tipo de mensajes que un fan obsesivo enviaría a su estrella favorita.
  • No se atreven a invitarla a una cita por miedo al rechazo.

Esto, por supuesto, cada vez expone a estos hombres a las mismas consecuencias negativas. Después de todo, esta mujer que te agrada tanto no es diferente de las demás.

Ahora que conoce los errores principales que deben evitarse al enviar mensajes a las mujeres, es hora de agarrar tu móvil y sorprenderla con un mensaje que no esperaba. Si tienes la capacidad de cumplir al pie de la letra estas recomendaciones, te aseguramos que las chicas querrán verte de nuevo y salir contigo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *